Una de las ideas que más rondan por la cabeza de una persona que va a hacerse con un gato como mascota es la de: “¿arañará todos los muebles de la casa?”. La respuesta es no, si tienes una buena base en la educación y un buen rascador para que canalice sus ganas de limarse las uñas en él. Los rascadores son simples de colocar y realmente útiles para evitar que los gatos nos destrocen los muebles y sofás de la casa con una consecutiva obsesión de dejarse las uñas perfectas. Básicamente podríamos decir que los gatos son las mascotas que más importancia le dan a la manicura de todo el reino animal.