Si por algo no se caracterizan los perros es por el cuidado de su higiene personal. No son las mascotas más limpias del mundo. Tienden a tener un espíritu muy explorador y aventurero y les encanta retozar por barrizales, arenas y demás sitios que puedan hacer que su pelo y sus patas se ensucie. La lluvia les puede encantar, por lo que el pelo mojado será uno de sus aliados en la lucha contra la higiene, y además, no les importará en ningún momento pasar todo el tiempo que sea sucios. Precisamente por eso debemos estar nosotros detrás de ellos con los mejores productos de higiene canina que dispongamos, ya que será la mejor forma de evitar que ensucien nuestras casas y eliminar los restos parasitarios que se puedan encontrar en su pelaje o piel.